¡Hola travelistas!

En mi último post sobre Oporto os animaba a que enviaseis vuestras consultas y peticiones de información a eltravelista@gmail.com

Elixabete de Bilbao me pregunta que le recomiendo visitar en su próximo viaje a Malta. Sin duda, no puedes dejar de conocer la pintoresca villa de pescadores de Marsaxlokk.

Marsaxlokk es un pueblo pesquero situado al sureste de la isla de Malta*.  A pesar de su pequeño tamaño, las diferencias entre el norte, más turístico, y el sur de la isla, más tradicional, son enormes. Además, en el norte predomina el uso del inglés, mientras que en el sur se emplea mayoritariamente el maltés, único idioma semita en el mundo que se escribe con caracteres latinos. El nombre del pueblo viene de marsa, que significa “puerto” y xlokk, que es “sureste” en el idioma local.

Puedes llegar a Marsaxlokk en unos 35 minutos en autobús desde la capital, La Valetta, donde comienzan/terminan practicamente todas las líneas. Tomar un autobús en Malta es toda una experiencia! La mayoría son  muy antiguos, incluso con un toque retro (foto). Muchos no tienen puertas, pero lo que más me llamó la antención es el rudimentario, pero muy efectivo, sistema de aviso de parada:  tirar de un cordón como de esos de tender la ropa que acciona un tiembre junto al conductor. Los conductores tampoco es que sean la alegría de la huerta, pero os indicarán el bus correcto para llegar a vuestro destino (por cierto, van por la izquierda).

El autobús te deja en el puerto de Marsaxlokk, donde las coloristas barquitas de pesca tradicional, luzzus, llamarán enseguida tu atención (foto). Fíjate en el Ojo de Osiris que todas lucen a cada lado de la proa.  Esta decoración proviene de una antigua costumbre fenicia, según la cual los ojos alejan los malos espíritus y dan buena suerte a los pescadores. A escasos metros puedes vistar también la iglesia de Our lady of Pompei. Recuerda que si eres mujer, tendrás que taparte los hombros para entrar (si no eres muy escrupulosa puedes coger a la entrada un chal de un cesto de miembre) y es que en Malta la población es extremadamente católica . Intenta planificar tu visita para la mañana del domingo de  modo que puedas disfrutar del mercado de pescado y catar el popular lampuki (foto) en cualquiera de las terracitas del puerto. Rico, rico!

Y si tienes suerte puede que sea día de bingo! Así que después de la comida, puedes pasar la tarde echándote unos cartones.  Una de las experiencias más autóctonas y divertidas que he vivido como travelista. Mis colegas de mesa (foto), jugadoras habituales, me enseñaron como jugar e incluso compartimos algún chupito que otro de zumo de naranja.

Los números se cantan primero en maltés y luego se repiten en inglés, pero tras unos cuantos cartones /modo ludópata on/ ya no necesitarás esperar a la traducción para tachar los números. Los premios no son muy altos, pero te llegará para pagar el billete de autobús de regreso ;-)

*Por defecto, cuando se habla de Malta nos solemos referir a todo el archipielago de la República de Malta,  compuesto por las islas de Malta (la más grande), Gozo y Comino.

Banda Sonora: 7th Wonder de Ira Losco

El souvenir del travelista: Ojo de Osiris

Anuncios