María de Madrid planea visitar Moscú este verano con sus padres y me ha escrito para preguntar qué es lo que no pueden dejar de probar (gastronómicamente hablando) en la capital rusa.

Visité con una amiga San Petersburgo y Moscú en Pascua del año pasado.  Su hermana, que se encontraba terminando sus estudios en una localidad cercana a Kazán,  debía de hacernos de guía, pero finalmente no pudo acompañarnos, así que nos vimos un tanto “abandonados” a nuestra suerte. La experiencia terminó siendo muy enriquecedora, aunque he de reconocer que el haber visto demasiadas películas de James Bond me provocó cierta paranoia de inseguridad continua. Afortunadamente, al llegar a Moscú nos recibió mi amiga Alla, que nos instruyó en la gastronomía local y protegió del Dr. No. Leer el resto de esta entrada »